El ultraderechista Jair Bolsonaro, con un contundente 55,13% frente al 44,87% de Fernando Haddad, ha sido electo presidente de Brasil, el exmilitar de 63 años, ha dejado claro desde el primer instante que comienza una nueva era en Brasil.

 

En la jornada de la segunda vuelta de las presidenciales, el exmilitar del ejército partía con ventaja en las encuestas, pero menor que semanas antes, merced a una unión de fuerzas de último minuto contra el autoritarismo.

 

El ultraderechista ha encandilado a los mercados con sus promesas de privatizaciones en un país con un inmenso y rígido sector público gracias en buena medida a su gran asesor económico y futuro ministro de la materia, Paulo Guedes.

 

Bolsonaro desea liberalizar las leyes sobre armas, reducir la edad de responsabilidad criminal a 16 años y otorgar más poderes a la policía para que dispare contra criminales.