El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo hoy que la última resolución del Congreso de España sobre su Administración, que lo califica como "dictador" y pide al Gobierno del socialista Pedro Sánchez que lo condene, es "una gran ofensa al pueblo democrático" de Venezuela.

 

El Congreso (español) debe dedicarse a los problemas internos de su país y no ponerse a debatir de Venezuela sin conocerla, además, es una gran ofensa al pueblo democrático de Venezuela llamar a Maduro dictador", dijo el gobernante venezolano en un acto con simpatizantes en Caracas, transmitido por la televisión estatal VTV.

 

La resolución fue impulsada en el pleno por las formaciones Partido Popular, Ciudadanos y PDeCAT, mientras que el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se abstuvo y Podemos, cercano al chavismo por ideología, votó en contra.

 

El acuerdo también demanda que España se sume a Alemania y Francia y apoye la petición de seis países americanos que solicitaron a la Corte Penal Internacional que investigue al Gobierno de Maduro por supuestos abusos contra los derechos humanos.