La piloto colombiana Tatiana Calderón vivió una jornada histórica el martes, al convertirse en la primera mujer latinoamericana en ponerse al volante de un Fórmula 1, el cual condujo en un evento de exhibición en la capital mexicana.

 

Calderón de 24 años, rodó por 23 vueltas, unos 99 kilómetros, sobre el circuito de los Hermanos Rodríguez a bordo del C37 de la escudería Sauber, donde ha sido piloto de pruebas en las últimas dos temporadas, pero no había tenido la oportunidad de manejar el auto en ninguna práctica.

 

“Manejar el Sauber C37 fue una experiencia increíble. El poder, la frenada y el agarre de este auto es increíble y me sentí muy cómoda en la pista”, dijo Calderón.

 

“Después de unas cuantas vueltas, te empiezas a acostumbrar a la velocidad y es muy divertido. Quiero agradecer esta oportunidad y que confiaron en mí para esta labor. Este es un día que recordaré por siempre”.

 

Actualmente, la colombiana es la única mujer piloto de pruebas en la F1 y la primera desde la británica Susie Wolff, quien estuvo con Williams en 2015.

 

Calderón aspira a ser la primera mujer en una parrilla de salida de la Fórmula 1 desde 1976, cuando la italiana Lella Lombardi apareció por última vez sobre una pista. Lombardi es también la única mujer en puntuar en una carrera, algo que logró en el Gran Premio de España en 1975.