La NASA pretende “revolucionar” la movilidad urbana a través de la incorporación de vehículos voladores en ciudades en los próximos años, una idea que está condicionada a la evolución de la industria privada y la regulación del sector.

 

Este es uno de los objetivos de la primera reunión del sector del transporte aéreo en urbes, organizada por la NASA y la Administración Federal de Aviación, que arrancó este jueves en Seattle (Washington, EEUU) para debatir el futuro de este sector.

 

Entre las aplicaciones de este nuevo sector, Jaiwon Shin director adjunto del programa de aeronáutica de la NASA, explicó que los vehículos voladores urbanos "ofrecen una capacidad única que tiene un gran potencial para el transporte de personas, los sistemas de entrega, la exploración de petróleo y gas, el socorro en casos de desastre y mucho más".

 

Por su parte, el director ejecutivo de la oficina de sistemas de aviones no tripulados de la FAA, Earl Lawrence, advirtió que es "clave" trabajar en términos de seguridad para que la idea de que existan vehículos voladores en las ciudades pueda hacerse realidad próximamente.