La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) dijo este viernes que ha reforzado su presencia en puntos estratégicos de la frontera entre Perú y Ecuador, y entre Ecuador y Colombia, debido al fuerte aumento en la llegada de venezolanos en los últimos días al primer país.

 

La llegada masiva de venezolanos a Perú se debió a que el 31 de octubre venció el plazo de entrada para luego poder tramitar el Permiso Temporal de Permanencia (PTP), un documento que les permite trabajar y tener acceso a servicios educativos y sanitarios.

 

Solo ese día se llegó a un pico de más de 6.700 entradas de venezolanos a Perú, a través de su principal puesto de control fronterizo con Ecuador en el departamento de Tumbes, indicó el portavoz del organismo, Babar Baloch.

 

Esa cifra triplicó los niveles de entradas diarias registradas la semana anterior, por lo que Acnur decidió destinar personal adicional a Tumbes para trabajar en las áreas de protección, identificación y asistencia de personas con necesidades específicas, como enfermos o discapacitados.

 

ACNUR indicó que las autoridades peruanas están procesando 1.000 solicitudes de asilo diarias de venezolanos y que desde el pasado lunes la Comisión Especial para Refugiados trabaja 24 horas para afrontar el aumento de las aplicaciones.