(LONDRES TV) — La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ofreció un balance sobre la situación de Venezuela en su reporte sobre la visita de sus comisionados al país.

 

Bachelet aseguró que la crisis en Venezuela es devastadora, aunque mostró su inquietud por las consecuencias que las sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro podrían tener en el panorama económico y social.

 

Además, pidió a las autoridades venezolanas que tomen medidas para demostrar su compromiso real de abordar los numerosos problemas que existen en el país. Reconoció que el reciente apagón eléctrico a nivel nacional redujo aún más el acceso a los alimentos, al agua y los medicamentos, y afectando gravemente a los hospitales.

 

“Aún no se conoce la magnitud del daño y el número de víctimas directas, pero el apagón inusualmente largo encarna los desafíos de infraestructura que enfrenta Venezuela”, expresó.

 

Agregó que el sistema de salud continúa deteriorándose, con un impacto muy significativo en la mortalidad materna e infantil y la propagación de enfermedades infecciosas.

 

Según la expresidenta de Chile, la gravedad de las crisis en los alimentos, la atención de la salud y los servicios básicos no han sido plenamente reconocidos por las autoridades venezolanas, por lo que las medidas que han adoptado han sido insuficientes.