images/descarga.jpgSeverin Krasimirov, de 21 años, llegó este miércoles al aeropuerto de Sofía rodeado de varios agentes. Está acusado de la violación y el asesinato de la periodista, cuyo cuerpo fue encontrado a principios de mes en un parque cercano a su residencia en Ruse, en el norte de Bulgaria.


Krasimirov al parecer, habría admitido su culpabilidad pero asegura que se encontraba bajo los efectos de las drogas y el alcohol. Tras el crimen, huyó a Hamburgo, donde fue detenido la semana pasada.


El asesinato de Marinova, de 30 años, ha conmocionado al país y centenares de personas asistieron a su funeral. La periodista era presentadora de un canal privado local. Unos días antes de su muerte había dedicado un programa a la corrupción en Bulgaria con fondos europeos.