El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, elogió la decisión del presidente del Supremo, José Antonio Dias Toffoli, de anular la orden cautelar concedida por un juez de la Corte, con la que los condenados en segunda instancia podían quedar libres, entre ellos Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro se pronunció anoche a través de las redes sociales, donde resaltó que de haberse hecho efectiva la medida se ponía en riesgo el bienestar de la sociedad brasileña.

El presidente del Supremo, Antonio Dias Tóffoli, anuló la decisión cautelar que dictó este miércoles el juez de ese tribunal, Marco Aurelio Mello, en respuesta a una apelación presentada por la Fiscalía General, que se mostró en contra de una medida que, en opinión de su titular, Raquel Dodge, podría causar “una grave lesión al orden y la seguridad”.

La orden cautelar dictada por el juez Mello se apoyaba en un artículo de la Constitución que dice que una pena sólo puede ser ejecutada cuando se agota toda la fase de apelaciones y no una vez que la sentencia se confirma en segunda instancia, que es el caso de Lula y de otras 169.300 personas que están en la cárcel.