Un terremoto de 7,5 grados en la escala abierta de Richter sacudió este jueves las costas de la península rusa de Kamchatka, bañada por el océano Pacífico, y provocó una alerta de tsunami en la zona, que fue retirada casi inmediatamente.

Según informó el Servicio Geofísico local, el seísmo se sintió a las 05:01 locales del viernes (17:01 GMT) y tuvo su epicentro a varias decenas de kilómetros de las islas Komandorski y a menos de 200 kilómetros de la costa oriental de Kamchatka, una de las zonas con mayor actividad sísmica del planeta.

En realidad, fueron dos terremotos simultáneos, uno de 7,5 grados a una profundidad de 85 kilómetros y otro de 7,4 grados a 40 kilómetros de profundidad en el mar de Béring.

Los habitantes de localidad de Nikólskoye, en la isla de Béring, sintieron temblores de 5 grados, mientras en la capital peninsular, Petropavlovsk-Kamchatski, sintieron sólo temblores de 2 grados.

El Ministerio para Situaciones de Emergencia informó de que el terremoto no causó víctimas en la región, famosa por sus numerosos volcanes, algunos aún activos.

Seguidamente, el Centro de Alerta de Tsunamis de Estados Unidos emitió un aviso de tsunami en un área de 300 kilómetros en torno al epicentro del seísmo cerca de la costa rusa, aunque poco después matizó que las olas no superarían el metro de altura.