El Gobierno del presidente de Guyana, David Granger, no superó la madrugada de este sábado un voto de confianza en el Parlamento, por lo que por ley se deberán celebrar elecciones en 90 días.

El voto de diferencia llegó del diputado de la gubernamental Coalición para la Unidad Nacional (APNU, en inglés) Charrandass Persaud, quien a última hora se unió a la medida de la oposición.

En un comunicado Granger dijo que se están haciendo los arreglos necesarios para reunirse con Jagdeo.

"No hay razones ni para alarmarse y ni para el desorden, seguiremos trabajando y, más estrechamente, con la oposición", dijo.

Por su parte, en declaraciones a los medios tras la votación, Persaud reveló que su voto obedecía al deterioro que, en su opinión, ha sufrido el actual Ejecutivo, y agregó que hay momentos "en que hay que votar de acuerdo a tu conciencia y no por razones políticas".

La caída del Gobierno se produce después de que el pasado 12 de diciembre Granger regresara de Cuba tras someterse a una ronda de tratamientos médicos para luchar contra un linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer en la sangre, que padece.

En Cuba fue tratado en el Centro de Investigaciones Médicas Quirúrgicas (Cimeq) de La Habana, el mismo lugar donde fue atendido en su primera ronda de tratamientos que comenzaron el 30 de octubre y le mantuvieron en la capital cubana hasta el 20 de noviembre.