11 personas fueron detenidas y 32 resultaron heridas, en los incidentes ocurridos este viernes durante las protestas de separatistas radicales catalanes contra la presencia del Gobierno español, que se reunió en Barcelona.

Los manifestantes levantaron barricadas, arrojaron vallas, piedras y pintura a las fuerzas de seguridad.

Uno de los detenidos en Barcelona llevaba material que podría ser utilizado para elaborar un artefacto incendiario o explosivo, aunque no estaba montado.

La empresa que gestiona la AP-7 tardará entre seis y ocho horas en reparar el asfalto en este tramo, muy dañado por el corte efectuado por los concentrados.

Las movilizaciones están convocadas por los Comités de Defensa de la República (CDR), grupos organizados de separatistas radicales.