La Policía boliviana detuvo a seis activistas opositores y tiene en la mira a otros, por la quema del tribunal electoral la semana pasada, hecho que ocurrió durante una protesta contra la nueva candidatura del presidente Evo Morales.

En tanto, miembros del movimiento civil que se opone a la repostulación mantiene una huelga hambre que ya lleva nueve días.

Gonzalo Medina, jefe de la policía de Santa Cruz (este), donde las oficinas del Tribunal Departamental Electoral (TDE) fueron incendiadas por opositores al gobierno, informó este viernes que “una persona está condenada, dos están detenidas preventivamente y tres (más) serán puestas a consideración de la autoridad judicial”.

Una turba de universitarios y activistas opositores se manifestó de manera violenta el martes de la semana pasada, contra la aspiración de Morales (en el poder desde 2006) de seguir gobernando en el periodo 2020-2025, cuando finalice su actual mandato.

Medina señaló que las autoridades han identificado a unos 10 cabecillas del grupo que atacó el TDE y las oficinas de Impuestos Nacionales y de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, aunque hubo más involucrados.

El jefe de la policía de Santa Cruz indicó que “quedan pendientes otros sujetos por presentarse (ante la Policía), otros por identificar, otros más por completar la persecución y aprehenderlos, y mucha gente por declarar como testigos”, sin dar precisiones.