Rusia encaró este martes la posibilidad de que se le renueven las sanciones deportivas impuestas después de que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) confirmara que incumplió el plazo para la entrega de información relativa a un sistema de dopaje institucionalizado. 

El jefe de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA por sus siglas en inglés), Travis Tygart, criticó duramente la vuelta del país suspendido al plano internacional.

La fecha del final de la suspensión de un año se estableció en septiembre, cuando la AMA levantó la suspensión de la Agencia Rusa Antidopaje (RUSADA), allanando el camino para que los atletas rusos regresen a las competencias deportivas después de que un informe desvelara un sistema de dopaje institucionalizado en el país.

Tras confirmar el incumplimiento del plazo, la AMA informó que el independiente Comité de Revisión de Cumplimiento (CRC) evaluará los pasos a seguir en una reunión del 14 al 15 de enero próximos.

"En septiembre, la AMA movió el arco en secreto y readmitió a Rusia en contra de los deseos de atletas, gobiernos y público", denunció Tygart. "Así, la AMA garantizó que Rusia entregaría la evidencia relativa a su sistema de dopaje institucionalizado en el día de hoy, a más tardar. A nadie le sorprende de que se haya ignorado esta fecha límite y ya es hora de que la AMA deje de ser manipulada por los rusos y denuncie de forma inmediata su incumplimiento por no acatar los plazos".

Sin embargo, en su mensaje de Año Nuevo, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, insistió en que Rusia había sido ya suficientemente castigada.

"Con su suspensión de los Juegos Olímpicos de Invierno Pyongyang 2018, el Comité Olímpico Ruso cumplió su suspensión", escribió Bach.

En diciembre, una delegación de la AMA en Moscú no tuvo acceso a los controles del laboratorio antidopaje "por una cuestión planteada por las autoridades rusas, exigiendo que el equipo utilizado para la extracción de los datos sea conforme con la legislación rusa".