Después de varios aplazamientos, un juez del sur de Florida sentó su veredicto final en el caso del ex fiscal anticorrupción Gustavo Moreno. La justicia estadounidense le dio una corta pena de 48 meses de prisión, teniendo en cuenta el acuerdo al que el exfiscal llegó con las autoridades estadounidenses.

Moreno firmó un Plea Agreement en el que se comprometió a colaborar con la justicia de Estados Unidos a cambio de reducir su sentencia. En el documento, su abogado David S. Weinstein y los abogados que actuaron en nombre de la justicia de Estados Unidos acordaron una rebaja de cuatro a uno el número de delitos por los que tendría que responder.

Segundo, y lo más importante, el acuerdo establecía que a Moreno se le responsabilizaría por un lavado de dinero de aproximadamente 10.000 dólares. Esta parte es clave porque el delito de lavado de dinero se tasa con base en la cantidad de dinero blanqueado.

A cambio de ello, le concederían una reducción de dos puntos, lo que significaría, según abogados estadounidenses consultados por este portal, una pena entre 10 y 16 meses en su interpretación más beneficiosa.

Sin embargo, teniendo en cuenta que el delito que generó el lavado fue un soborno, algo que castiga con más dureza en la justicia gringa, se preveía que Moreno terminaría pagando una pena ente 15 y 21 meses de prisión. 

Al final, la sentencia fue fijada en 48 meses de prisión, de los cuales descuentan 19 meses que pagó de cárcel en Colombia.