El expresidente argentino Fernando de la Rúa (1999-2001), de 81 años, fue hospitalizado y permanece este jueves en cuidados intensivos por una afección cardíaca grave, informó una fuente médica.

El Hospital Austral de la localidad de Pilar (al norte de Buenos Aires)espera la autorización familiar para difundir el parte médico, dijo a la AFP una fuente de ese centro de salud donde está ingresado.

El expresidente está acompañado en el hospital por su esposa Inés Pertiné, y sus hijos Antonio y Fernando, quienes viajaron desde el exterior donde residen, según la prensa argentina.

En los últimos años ha tenido varias complicaciones de salud, entre ellas en 2014 cuando fue sometido a una angioplastia por una obstrucción arterial. En mayo de 2017 y en octubre pasado sufrió otros episodios cardíacos, y fue sometido a varias intervenciones.

De la Rúa se mantuvo alejado de la vida política desde que abandonó abruptamente la presidencia el 20 de diciembre de 2001 cuando huyó de la Casa Rosada en helicóptero en medio de un país convulsionado por una crisis institucional y económica.

La última vez que se lo vio en público fue en en el teatro Colón de Buenos Aires, en ocasión de la recepción oficial durante la cumbre de presidentes del G20 que tuvo lugar a fines de noviembre en Argentina.