La líder opositora peruana, Keiko Fujimori seguirá en prisión preventiva por 36 meses mientras es investigada por el delito de lavado de activos después de que un tribunal de segunda instancia rechazara este viernes el recurso de apelación que presentó a finales del año pasado.

Así lo confirmaron fuentes del Ministerio Público. La decisión judicial ya fue notificada al despacho del fiscal José Domingo Pérez, quien investiga a Fujimori y a su agrupación política por el presunto delito de lavado de activos.

La Segunda Sala Penal de Apelaciones resolvió de forma unánime declarar infundado el recurso planteado por Fujimori contra la resolución del juez Richard Concepción Carhuancho, quien el pasado 31 de octubre decretó el ingreso en prisión de la hija del expresidente Alberto Fujimori para evitar riesgos procesales en las investigaciones que se siguen en su contra.

Según el juez, existen indicios de que Fujimori lideró presuntamente una organización criminal enquistada dentro de su partido Fuerza Popular para captar dinero ilícito y así llegar al poder, para después retribuir los favores con actos de corrupción.