El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, indicó que con su propuesta de reformar las pensiones, la cual discute el Congreso brasileño, buscará incrementar a 62 años como edad mínima en los hombres para aplicar a la jubilación y a 57 para las mujeres.

Después de la toma de posesión efectuada el pasado 1º de enero, Bolsonaro realizó una entrevista donde precisó que su objetivo es establecer el aumento de forma gradual al acrecentar en un año la edad mínima actual, la cual se encuentra en 60 años los hombres y 55 las mujeres, a partir de la aprobación del instrumento legal y posteriormente un año más en 2022, reseñó este viernes Rusia Today.

El ultraderechista señaló que evalúan sostener el programa social Bolsa de Familia, un subsidio económico gubernamental para la población más pobre y vulnerable en Brasil al tiempo que enfatizó la necesidad de incrementar la producción y las exportaciones, debido a que de lo contrario el Estado obtendrá menos ingresos por lo cual advirtió que la tendencia sería "menos dinero" para sostener la inversión en ese sector.

Bolsonaro también remarcó que en los últimos años las demandas laborales han aumentado de forma acelerada, por un supuesto "exceso de protección" a los trabajadores, por lo que no descarta la posibilidad de evaluar la ley y eliminar la Justicia del Trabajo, órgano dedicado a la defensa de los trabajadores.