(Londres TV)    De trece crímenes de guerra y cinco de lesa humanidad fue condenado Bosco Ntaganda apoyado “Terminator”, por la Corte Penal Internacional. Terminator pasó toda una vida de violencia y extorsión  en la República Democrática del Congo (RDC).

 Ntaganda, nacionalizado congoleño pero nacido en Ruanda, era acusado de ser permisivo con violaciones a menores de edad, así como reclutar niños soldados amén de masacrar a la población civil en la provincia de Ituri, situada al noreste del Congo.

 El acusado y condenado pertenece a la tribu Tutsi y como era de esperarse se declaró inocente de todos los crímenes de los cuales se le acusa, al señalar que era “un revolucionario, no un criminal”.

 Ntaganda, nacido en 1973 en una pequeña ciudad de Ruanda llamada Kiningi, no llegó a graduarse de la escuela secundaria. Siendo un adolescente se unió a las fuerzas del Frente Patriótico de Ruanda, liderado por Paul Kagame, actual presidente de Ruanda, quien puso fin a la masacre contra la tribu Tutsi por parte de la tribu mayoritaria Hutu. Ntaganda pertenece a la tribu Titsu.

 Fatou Bensouda, Fiscal jefa de la Corte Penal Internacional dio cifras y dijo que entre julio de 2002 y marzo de 2003, los enfrentamientos entre tribus provocó la muerte de unas 5.000 personas en la provincia de Ituri, donde actuaba Ntaganda.  

 “Terminator” se unió al Movimiento Congreso Nacional para la defensa del Pueblo, que lideraba el denominado señor de la guerra congoleño Laurent Nkunda, quien simpatizaba con los tutsis y era contrario a los Hutu. Ntaganda pasó de ser amigo de Nkunda a derrocarlo para asumir el cargo y liderazgo, luego pasó a formar parte de las Fuerzas Armadas de la RDC, junto a sus hombres, luego de firmar un tratado de paz con el gobierno congoleño..

 Según un reporte de la agencia de noticias española EFE, Ntaganda llegó a liderar a unos 50.000 hombres y tenía su base en Goma (ciudad del noreste), donde llevaba una vida acomodada y la población recuerda aún con temor su presencia en la zona. Según informó Human Rights Watch (HRW) en 2013, Ntaganda reclutó para su grupo al menos a 149 niños y jóvenes. Así lo relató a la organización una mujer de Birambizo, en Kivu del Norte: "Nos pidió que le entregáramos a nuestros hijos, nuestros alumnos, para luchar. Vino él mismo a nuestra aldea", dijo esta congoleña".

​(Lunes 8 de julio de 2019)