El papa Francisco lanzó este domingo un "llamado urgente" a los dirigentes europeos para que acojan finalmente a 49 migrantes, entre ellos varios niños, bloqueados desde hace una decena de días a bordo de barcos de oenegés en el Mediterráneo.

Estos migrantes bloqueados a bordo de dos navíos de las oenegés alemanas Sea-Watch y Sea Eye, muy cerca de las costas maltesas, iniciaron este fin de semana su segunda semana en el mar Mediterráneo, según algunos. Para otros, en cambio, es ya la tercera semana sin que se haya encontrado ninguna solución.

No es la primera vez que el papa argentino, descendiente de inmigrantes italianos, lanza un llamado a los europeos para que abran sus fronteras a los migrantes.

Italia Malta confirmaron este domingo que no tenían ninguna intención de autorizar a atracar a estos navíos.

"En Italia, no entra nadie más. Esta es la línea y no cambiará", afirmó el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, y líder de la Liga (extrema derecha), en una entrevista este domingo con el diario Il Messaggero. "Los puertos italianos están y seguirán estando cerrados".