(LONDRES TV) ─ El expresidente de Perú Alan García murió este miércoles tras pegarse un tiro en la cabeza. El suceso se produjo cuando agentes de la división de investigación de delitos de alta complejidad, acudieran a la casa del político sobre el que pesa desde finales del año pasado una orden de impedimento de salida del país, para someterlo a una detención provisional por 10 días, ordenada por el poder judicial, ya que se le acusaba por los delitos de colusión, lavado de activos y tráfico de influencias, es decir, por su participación en la concesión a la empresa brasileña de las obras de la línea 1 del Metro de Lima y por la percepción de aportaciones irregulares para su campaña electoral.

 

Fuentes médicas consultadas indicaron que Alan de 69 años, ingresó al hospital Casimiro Ulluoa de Lima cubierto por una manta roja y con un traumatismo por arma de fuego en el lado derecho de la cabeza. Antes de morir padeció de tres paros cardiacos.

 

Poco antes, a primera hora del miércoles, agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad debidamente identificados habían acudido a su vivienda, en el acomodado barrio limeño de Miraflores, para ejecutar la orden de arresto que pesaba contra él. Tras ser informado de “la ejecución de la medida judicial” el político alegó que debía hacer una llamada de teléfono. García entró en su habitación, cerró la puerta y a los pocos minutos se oyó un disparo. La policía forzó la puerta y halló al exmandatario malherido.

 

Al parecer el político decidió no darle el gusto a sus enemigos no querer pasar por la humillación de aparecer esposado ante la prensa, una imagen que daría la vuelta al mundo. Ayer decía que él era inocente de todo y que si alguien robaba decía que lo decía, que él no sabía nada de eso, y que Barata iba a confirmar su versión de inocencia, pero Barata va a hablar el próximo martes, es decir, menos de una semana para que la verdad que él decía se develara… entonces qué sentido tenia suicidarse, cuando estas al borde de la reivindicación cuando podía demostrar que se habían inventado calumnias en su contra… esto de verdad nos hace dudar mucho de esa inocencia de Alan, a lo mejor no iba a resistir pasar unos 20 años en la cárcel.  

 

Y es que para Alan la cárcel era algo muy fuerte y siempre ha estado presente en su vida, quizás también porque cuando el nació su padre estaba preso, y, el no pudo conocer a su padre sino años después,  esto definitivamente fue traumático para él.  

 

Su suicidio produce una consecuencia en la vida política del Perú, le agrega dinamita.

 

Alan en toda su carrera ha sido acusado muchas veces, lo han criticado de corrupción, violación de los derechos humanos, pero nunca la justicia lo pudo alcanzar, y parecía que por primera vez eso iba a ocurrir, pero si finalmente él tenia razón, por qué tomar una decisión de cobardía, si por un momento le creemos su versión se iba a confirmar en unos días, la palabra de Barata, iba a dejar claro que él era víctima de una persecución política, o si tenía responsabilidad por las cuales responder a la justicia, pero todo parece indicar que su suicidio era un escape, qué escándalo.

 

Esta trágica noticia hizo reaccionar a muchos políticos. Entre ellos el actual presidente peruano Martin Vizcarra, quien fue uno de los primeros en mostrarse consternado por la noticia de la muerte de Alan. También, diferentes personalidades y políticos del país mostraron sus condolencias.

 

Sobre su vida política, Alan nació sobre el seno de una familia Aprista, su madre Nytha Pérez fue fundadora del partido en Arequipa. García desde muy joven desarrolló un gran talento por la oratoria y recibió su carnet militante aprista a los 17 años. Estudió leyes en la pontificia Universidad Católica del Perú, y luego en la Universidad Nacional de San Marcos donde recibió su título en 1971. Alan García conocería el líder histórico del Apra, Victor Raúl haya de la torre en 1972, quien lo acompañaría desde sus inicios en la política nacional. En 1978 iniciaría su periodo en el estado como el diputado constituyente más joven electo ese año. Y en 1980 como diputado de la República por Lima.

 

En 1985 Alan García sería elegido como el Presidente de la República más joven hasta entonces con 36 años, y con amplio respaldo del pueblo. Sin embargo, su gobierno estuvo marcado por la escasez, las colas y la hiperinflación, esto se vio reflejado cuando García abandonó este cargo y se retiró entre abucheos y carpetazos en el congreso de la república. Pese a las duras críticas el pueblo peruano volvió a confiar en Alan García y fue elegido presidente en el 2006.

 

En el 2016 volvió a postularse sin mucho éxito alcanzando solo el 6 por ciento de los votos en las urnas.

 

Durante su última intervención a la prensa dijo esperar al menos haberse ganado un espacio en la historia del Perú.

 

Sin lugar a dudas será recordado como uno de los políticos más representativos de Perú y que siempre estuvo presente en el comentario político del país.